El ahorro no significa una reducción dolorosa de gastos, reducidos draconianamente, pues podemos encontrar fuentes monetarias al establecer estrategias de ahorro.

  1. Pague sus cuentas a tiempo: evite el pago de recargo en pagos de servicios, cuotas de créditos u otros, teniendo siempre presente la fecha de pago de cada uno a modo de no tener que pagar ni un lempira por retrasos.
    Luego de pagar una deuda, continúe haciendo los pagos: cuando termine de pagar una deuda, haga de cuenta que la misma continúa,
    pero destine esos fondos a crear un capital de emergencia. Es decir, no destine ese dinero sobrante al gasto: continúe como si todavía debiera esos pagos, pero reteniéndolos en su haber.
  2. Impídase las compras compulsivas, las 24 horas: muchas cosas que queremos comprar, no son estrictamente necesarias. Siempre espere 24 horas, dese a usted mismo ese tiempo, para reflexionar qué tan necesaria es una compra determinada.
  3. Deje la tarjeta de crédito en su casa: la gente gasta entre un 12 y un 50 por ciento más cuando usa una tarjeta de crédito, que cuando usa efectivo. Cada vez que no haga una compra que habría hecho con la tarjeta, anote la cantidad. A fin de mes, verá cuánto ha ahorrado.
  4. Planifique por adelantado y aparte gastos para diversión: la vida sin diversión no es vida, por lo que es conveniente que se efectúe un presupuesto para ello, de modo de evitar gastar excesivamente cuando se siente deseo de divertirse.
  5. Postergue gastos innecesarios en el corto plazo: Difiéralos hasta que haya ahorrado dinero suficiente para pagarlos. De este modo, se condicionará a sí mismo a ahorrar para lo que realmente desea.
  6. Dese un premio: Cuando alcance su objetivo de ahorro, premiarse a sí mismo. Es una manera de alivianar la carga, y de recompensarse por el objetivo logrado. Funciona como un aliciente psicológico muy eficaz.
  7. Elimine las tentaciones: Evite darse una vuelta por el negocio donde vendan un artículo que desea. O cambie de lugar, vaya al parque, por ejemplo. Como dice el dicho, ojos que no ven, corazón que no siente.
  8. Trate a sus ahorros como a sus amigos: No use sus ahorros, a menos que sea necesario. Trátelos como a sus amigos, a nadie le cae bien que lo usen otros para su beneficio.
  9. Anota tus gastos durante un mes: Ahorrar dinero no es tan complicado como parece, pero antes de recortar sus gastos, necesita saber exactamente en qué se le va el dinero. Para averiguarlo, anote durante un mes tus gastos diarios, semanales y mensuales. Puede hacerlo en una aplicación móvil o en una libreta que lleves siempre consigo en el bolso. Es muy posible que se lleves una sorpresa. Una vez que te se cuenta en qué gasta el dinero, puede decidir qué cosas son necesarias y de cuáles puedes prescindir.
  10. Pagase a usted primero: El secreto para convertir el ahorro en un hábito es darse prioridad a uno y su familia. Esto no quiere decir que compre todo lo que le llama la atención, sino que se pagues a si mismo cada mes al igual que paga a todos sus acreedores habituales. Plantéese un objetivo realista a largo plazo y luego “pagase” guardando una cantidad de dinero fija en una cuenta de ahorros o de inversiones. Asegúrese de hacerlo el mismo día de cada mes (por ejemplo, cada día 10 del mes). Si se esperas a fin de mes para ver lo que le queda, probablemente se encontrara con que no le queda gran cosa.
  11. Motívese con un objetivo concreto: Decida qué es lo que de verdad quiere o necesita (un sofá nuevo, un nuevo celular, unas vacaciones) y averigüe lo que cuesta. Después márquese una meta realista, por ejemplo, dese seis meses para ahorrar lo suficiente. Ponga fotos de sus objetivos en el refrigerador o en su billetera. Cada vez que le den ganas de comprarte unos zapatos nuevos o comprarle a su hijo un juguete más, que realmente no necesita, mire la foto y pregúntese si desea tanto este capricho como el objetivo para el cual estás ahorrando. Abre una cuenta de ahorros que no puedas tocar
  12. Ahorra para gastos más grandes: como la prima de una casa o un auto, abriendo un certificado de depósito. Estas cuentas bancarias no suponen ningún riesgo y ofrecen una tasa de interés más alta que las cuentas de ahorros normales, pero el dinero debe permanecer en el certificado de depósito durante un periodo de tiempo determinado (si lo saca antes de tiempo, ha de pagar una penalización). De esa forma, no puede tocarlo cuando le entra la tentación de comprarte algo que no necesitas de verdad.
  13. Llene un frasco con monedas sueltas: Pon un frasco grande y de boca estrecha (para que no puedas meter la mano) o una típica alcancilla, en un lugar bien visible, y vacíe allí cada noche las monedas que lleva en la billetera, incluso algún sencillo de 1 o 2 lempiras. Al cabo de unos meses, este dinerito puede bastar para pagar un regalo de navidad, auxiliarlo con los gastos de graduación, un pastel de cumpleaños, etc.
  14. Ahorra los ingresos extras: Cada vez que reciba una cantidad de dinero extra, por ejemplo, una devolución de los impuestos, un pago que se había retrasado mucho, un bono en el trabajo o un regalo monetario, ingrésalo en su cuenta de ahorros. O, si tienes deudas, úsalo para pagar sus tarjetas de crédito y préstamos, o para hacer un pago extra a su hipoteca (al dinero capital, para que se reduzca la cantidad de interés que paga a lo largo de los años).
  15. Recorta la gasolina: La gasolina es cara y cuanto menos use, más ahorrará. Si no puede comprar un auto que use menos gasolina, trata de manejar con menos frecuencia. Existen varios destinos a los que puede ir caminando, o turnarse en rutas habituales con algún familiar o amigo, como ser ir a la iglesia, u otros. Haga turnos con otras mamás y papás para recoger a los niños de la guardería, escuela o colegio, o con compañeros de trabajo para ir y volver del trabajo. Planifique sus mandados de modo que puedas hacer varios en la misma zona a la vez. Siempre que pueda, camina entre una tienda y otra o use transporte público.
  16. Seleccione bien las ofertas en los mercados y supermercados: Compra verduras y frutas de temporada, serán siempre más baratas. Las carnes se pueden almacenar por largos periodos de tiempo si se encuentran bien refrigeradas, los granos al por mayor son más baratos, y con mínimas normas de conservación (lugares seques, debidamente cerrados), pueden ser una excelente forma de ahorrar.
  17. Guarde las latas y botellas de cristal. Al final de mes si lo lleva a un lugar de reciclaje se las comprarán y podrá obtener un dinero extra por ello. Recuerde que existen muchos elementos que desechamos y para otros son de valor, incluya en su lista de reciclaje las llantas de su vehículo, cualquier tipo de baterías, electrodomésticos, todo tipo de desechos de metal, entre otros.
  18. Tenga una cantidad mínima, segura, en su cartera y trata de no traer demasiado cambio con usted: Así evitarás la tentación de comprar un refresquito por aquí, un heladito por allá o chucherías que no necesita, pero que se atraviesa en su camino
  19. Tenga una meta económica: Es decir, piensa porque quiere ahorrar porque su fin es cancelar una deuda, comprarse algo o pagarse un viaje. Mientras más concreto, mejor.
  20. Canaliza su energía y buen humor en actividades creativas o recreacionales que le hagan sentir bien: No dependas del dinero para ser feliz: Ese es un consejo para todas los que creen que solamente la última tecnología o un par de zapatos nuevos puede mejorarle la vida.
  21. Gaste menos de lo que gana: Es un principio básico de administración y finanzas y aplica mucho para la vida moderna donde a la gente se le olvida que lo que firma con la tarjeta de crédito también se tiene que pagar.
  22. Haga una lista de gastos fijos mensuales: Fíjese si pudieras reducir o eliminar alguno. Durante un mes, monitoree sus gastos y divídalos en categorías para saber en qué se le va el dinero ¿Es en comida? ¿Compras? ¿Gasolina? Y si sí, ¿podrías reducirlo? ¿Cómo? Cree alternativas que sean más económicas y, al mismo tiempo, satisfactorias para usted.
  23. Busque un compañero de ahorro: la naturaleza del ser humano es competitiva, puede pedirle a su pareja, un amigo/a, que emprendan este plan juntos, y al final de un par de meses, quien más haya ahorra será invitado a cenar por el que ahorro menos. Contradictorio no? pero la verdad es que cuando sentimos que somos los únicos embarcados en un dieta (no importa si es de dinero, comida u otros), la compañía hace más fácil el proceso.
  24. El hábito crea la costumbre: Una vez usted haya comenzado con su plan de ahorro, y tras los primeros dos meses, todo será cuesta abajado, verá como habrá modificado sus hábitos de consumo y que no solo puede, quiere!!! Seguir alimentando su alcancía para lograr otras metas y objetivos. No se desanime a la primera, ¡buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *