La Madre | Cada niño y niña está al cuidado de una madre SOS

La madre procura establecer un vínculo familiar con cada niño y niña que se le confía, brindándole seguridad, amor y estabilidad; como una profesional en la atención infantil ella vive juntamente con los niños y niñas guiando su desarrollo y conduciendo el hogar de forma independiente. Ella reconoce y respeta sus antecedentes familiares, raíces culturales y su religión.

Los Hermanos | Los lazos familiares se desarrollan naturalmente

Niños y niñas de diferentes edades viven juntos como hermanas y hermanos biológicos, permanecen siempre dentro de una misma familia SOS, durante su convivencia familiar los niños, niñas y su madre SOS establecen lazos emocionales que perduran toda la vida.

La Casa | Es el hogar de la familia

Cada familia tiene su propia casa, con su propio sentir familiar con su ritmo y su rutina. Bajo este techo los niños y niñas disfrutan de un verdadero sentido de seguridad y pertenencia, donde crecen y aprenden juntos compartiendo responsabilidades, así como las alegrías y penas naturales en la vida cotidiana de una familia.

La Aldea| La familia SOS es parte de la comunidad

Las familias SOS viven juntas, creando entre ellas un entorno de apoyo donde niños y niñas pueden disfrutar de una niñez feliz. Las familias comparten experiencia, planifican juntas diferentes actividades y se ayudan unas a otras; asimismo son integrantes y miembros activos de su comunidad local. A través de su familia, su aldea y su comunidad cada niño, niña y joven, aprende a participar activamente en la sociedad.

La Madre | Cada niño y niña está al cuidado de una madre SOS

La madre procura establecer un vínculo familiar con cada niño y niña que se le confía, brindándole seguridad, amor y estabilidad; como una profesional en la atención infantil ella vive juntamente con los niños y niñas guiando su desarrollo y conduciendo el hogar de forma independiente. Ella reconoce y respeta sus antecedentes familiares, raíces culturales y su religión.